Aprender haciendo vs Aprender aprendiendo

 Hola de nuevo a todos. Hoy tenemos una visita muy grata en este espacio de aprendizaje online. Estar en contacto con otras personas implica que podemos establecer un intercambio muy rico de ideas y sueños. Por eso le pedí a mi gran amigo Miguel de www.coachingparavalientes.es que desde su experiencia nos brindara un post lleno de su espíritu. Gracias amigo por compartir tu buen hacer y tu sabiduría.

El aprendizaje ya no tiene límites, ni temporales ni cuánticos. Ya nada nos impide tener acceso a cualquier información que necesitemos de un modo fácil y rápido y podemos profundizar en ese conocimiento tanto como deseemos. Entonces ¿qué ocurre después de ver un webinar o asistir a un seminario sobre algún tema que nos interesa que al poco hemos olvidado casi toda la información transmitida?.

Nos hemos quedado en la fase aprender-aprendiendo y no hemos pasado a la de aprender-haciendo. Confucio lo tenía claro:
IMG-20160311-WA0000
 Personalmente he leído decenas de libros catalogados de autoayuda y puedo decir que mis conocimientos son bastante amplios en muchos sentidos. He aprendido-aprendiendo, mientras tomaba notas, subrayaba e incluso al escribir algún post en mi propio blog para transmitir esa información a los demás. Sin embargo, de ese aprendizaje tan sólo un porcentaje muy pequeño (que no sabría valorarte) lo he puesto en práctica. Y si Confucio estuviera a mi lado me daría una colleja bien dada, con razón.
Mira, el aprendizaje sin la puesta en acción, en movimiento de lo aprendido de poco o casi nada sirve.
 
El aprendizaje si no se pone en práctica tiene fecha de caducidad, como los alimentos.
Si a un amigo le pregunto cómo preparar un determinado plato de comida me lo explicará con todo lujo de detalles e incluso me mostrará cómo lo hace él, y yo todo contento le daré las gracias creyendo que ya sé cómo hacer ese plato. El día que me ponga a cocinarlo sin duda será cuando de verdad el aprendizaje tenga sentido para mi. Lo haré, me equivocaré por vez primera y tendré que corregir algo, así funciona el aprendizaje, haciendo y cometiendo errores, no hay otra.
Aprendiste haciendo, simplemente, si te caías te volvías a poner en pie, si algo no te salía bien a la primera lo volvías a repetir y así de forma sucesiva.
Difícilmente sabrías hoy multiplicar números si alguien no te hubiera mostrado cómo operar con ellos, sin embargo, lo interesante es que tú diste el paso principal, calcular y calcular operaciones una y otra vez sobre un papel, aprendiste haciendo.
Insisto “El aprendizaje si no se pone en práctica tiene fecha de caducidad, como los alimentos”. Puede que te hayas sacado una carrera con mucho esfuerzo y que al final estés trabajando en otra cosa diferente, pues entonces lo que tienes es un triste papel viejo por título.
 Confucio_eres_haces
Si al final no haces algo con lo aprendido al cabo de poco tiempo ese aprendizaje será como la nube en el cielo, se difuminará y desaparecerá. Si tras el curso de diseño de blogs que realicé no hubiera creado mi propia página web te puedo asegurar que hoy no sabría ni por donde empezar, bueno sí, repasando toda la teoría otra vez.

A veces quizás deberíamos preguntarnos primero ¿para qué queremos aprender eso?. Muchos cursos acaban como los trastos y cachivaches en el trastero, sin un fin determinado porque ni siquiera sabíamos para qué los queríamos, fue un impulso, una curiosidad que con el tiempo se fue apagando. Aunque esto ya sería tema para otro post, te invito a que veas este interesante vídeo sobre esto que te estoy comentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.