Aplicación práctica de la formación virtual

De la reflexión a la evaluación

Todos aquellos que nos dedicamos a la formación virtual, en mayor o menor medida, trabajamos para mejorar nuestro sector y por ende nuestra forma de trabajar. Llegando al alumno/a, motivándole, compartiendo y creciendo en conocimiento, proponiéndole actividades que le ayuden a adquirir habilidades nuevas que le servirán en su carrera profesional. Cuando estamos satisfechos con nuestro trabajo queremos que el cliente se sienta también igual, no sólo con el conocimiento adquirido sino con la forma en que lo ha recibido. Que se cumplan todos los requisitos de una formación virtualizada y sin perder la humanidad que nos hace personas.

“Trabajamos para mejorar nuestro sector y por ende nuestra forma de trabajar y de llegar al alumno/a […]”

Hablamos, debatimos y aplicamos Calidad, su significado y aplicación a bLearning, ¿cuáles son sus criterios?, ¿Cómo se llega a ellos y bajo qué indicadores?, ¿cuáles son los objetos de aprendizaje y su relación con la calidad?, ¿cómo se establece la norma de calidad?, ¿quiénes son las entidades certificadoras?, ¿qué criterios son necesarios para su implementación? y ¿cómo se traduce en la práctica de un proyecto todo eso?, a esta última respuesta es la que vamos a dar respuesta en este trabajo de reflexión y análisis.

Tras la acción formativa nos sentamos reflexivamente a evaluar para mejorar. Nos reunimos en torno a un foro como si de un fuego de campaña se tratara para replantearnos si es necesario un cambio y cómo podemos cada uno de nosotros poner nuestro granito de arena, teniendo como objetivo el mantener el proceso formativo actualizado y proveer al estudiante de retroalimentación continua y accesible. Un ejemplo básico de diseño instruccional pudiera ser este que a continuación aparece:

  1. Diagnóstico inicial
  2. Línea de tiempo de realización de cada una de las fases del proceso y tiempo de realización total
  3. Análisis
  4. Aprendizaje en acción
  5. Estudio de campo
  6. Assesment final

Para llegar a este momento se pasan por muchas fases tanto evaluativas como de crecimiento profesional, y lo más importante, hay ganas de mejorar.

Igual que no existe la receta de cocina que nos guste a todos, tampoco es fácil definir y aplicar la norma de calidad que a todos los cursos elearning y bLearning les viene bien, y en todas las estrategias y/o enfoques de aprendizaje aplicados.

Encuentro básico que parar lograr Calidad de formación virtual, se cumplan como mínimo los siguientes criterios:

  • Buena organización del proyecto, donde todo el equipo de trabajo está coordinado y dispuesto para trabajar en el diseño, desarrollo, implementación, puesta en marcha y seguimiento del proceso formativo.
  • Correspondencia lógica entre contenidos y objetivos de aprendizaje.
  • Gráficos y de estilo, estableciendo uniformidad de criterios a la hora de elegir una paleta de colores acorde al tema elegido, tipografía legible y formato normalizado de documentación.
  • Intuitivo y fácilmente usable a través de una interfaz amigable tanto de plataforma de formación como de curso.
  • Contenidos pedagógicos y accesibles, donde el material se presentará, tanto como lectura, como de vídeo y audible.
  • Estándar, mediante el cual los ficheros son fácilmente ejecutables con programas conocidos, sean comerciales u open source. Asimismo son archivos que son reutilizables, con independencia de la plataforma de formación virtual. Ejemplo de ello es el formato SCORM[i].
  • Satisfacción del Cliente, proporcionalmente relacionado con el rendimiento del desempeño, las expectativas y los niveles de satisfacción.

Uniformidad gráfica

Las empresas privadas o públicas tienden a normalizar sus criterios de estrategia, operatividad, imagen, visión y creación. Para ello, se sirven de agencias de publicidad, estudios de diseño,…y todo lo necesario para comunicar eficientemente de forma pública sus productos y actividades.

“La esencia del buen diseño gráfico es comunicar ideas por medio de imágenes y textos”

Dentro del llamado Manual de identidad corporativa, encontramos un resumen gráfico de la marca del cliente, la puesta en escena es fundamental para el compromiso y la aceptación del empleado a formarse en un entorno corporativo. Un documento que para los diseñadores de cursos y plataforma in company es vital para establecer criterios gráficos y de estilo uniformes que motiven y ayuden al estudiante sin distraerlo en exceso hacia su camino al aprendizaje. Por ejemplo, en el caso directo de un curso interactivo –flash por ejemplo-, lo habitual es que se diseñe de forma gráfica el prototipo para que sea aprobado por el cliente, y de esta forma es cuando se puede empezar a diseñar tanto en programación como en la futura adaptación del curso a la plataforma de formación.

Fácil de manejar

Al margen de criterios ergonómicos, los secretos de una buena interfaz de curso Web son bien conocidos tanto por diseñadores como Webmaster y asesores pedagógicos, hay que pedir su opinión y muy importante escucharles. Cada uno tiene su particular punto de vista, pero es bien cierto, que una gestión total de la calidad asume que cualquier producto contiene debilidades y problemas. Por eso es tan importante crear y usar un Test de usabilidad[ii] antes de la presentación del prototipo al cliente. Un buen ejemplo se puede encontrar a nivel de Web en: http://www.muchovictor.net/test.php.

Contenidos pedagógicos y accesibles

Está demostrado como la Web es cada vez más el soporte elegido para la presentación de servicios al ciudadano. No dejar que la discapacidad sea un límite o impedimento para formarse es uno de los grandes avances/ventajas de la formación virtual. Incluso como herramienta educativa en el caso de personas con discapacidad intelectual, es así el caso de proyectos tales como:

  • Proyecto Bit: www.proyectobit.com. Con proyectos tan interesantes como la formación de formadores certificada por la Consejería de educación de la Comunidad de Madrid.
  • Atzegieskuetara: www.atzegieskuetara.org
Curso Plataforma
Usabilidad[iii] “Una página accesible es una página fácil de usar”
Agrupación de contenidos, evitar la sobre información con un diseño claro. Menús de navegación visibles y ubicados en la misma posición aunque el usuario se mueva por diferente contenido
Navegación lineal Buscadores flexibles y eficaces
Lenguaje adaptado, comprensible con palabras, frases y conceptos familiares para el usuario. Evitar los scrolling verticales y horizontales
Navegación rápida, evitar los tiempos de carga muy largos
Resalte de elementos interactivos, como enlaces de hipertexto Evitar textos que se desplacen por la pantalla o parpadeen
Usar textos alternativos para los mapas de imágnes, y las imágenes para describir la función de los elementos visuales. -email-chat-foro

Estándar

SCORM es un conjunto de normas técnicas que permiten a los sistemas de aprendizaje en línea importar y reutilizar contenidos de aprendizaje que se ajusten al estándar

UNE 66181:2008[iv], ya fue bautizado como el primer estándar sobre la calidad de la formación. Y sin embargo desde la creación de eLearning y todos los actores que intervienen, software de autor para crear cursos, y plataformas de formación, se estaba ya trabajando por una uniformidad de formatos, estilos pedagógicos, etc. De los más conocidos y renombrados destaca el formato SCORM, que la Wikipedia define muy correctamente[v]. Y que además permite que el usuario pueda encapsular su contenido didáctico para que sea fácilmente exportable/importable a otra plataforma de formación si lo desea. Esta preocupación y puesta en marcha de trabajo por lograr estándares en la formación es además de un elemento de consenso en el sector amén de un factor de respeto y confianza para el consumidor de la formación.

Tanto es así, que la gran mayoría de las plataformas de formación que sustentan los cursos on line trabajan con plugins y extensiones que permiten trabajar con ficheros SCORM, tanto la v.1.2 como la 2004. Así lo demuestran en cuanto a usabilidad las plataformas más conocidas: Claroline, Dokeos, ATutor y Moodle.

  • Modelo de agregación de contenidos
  • Entorno de ejecución
  • Secuenciamiento de ejecución

Satisfacción y algo más

Uno de los métodos más comunes para medir el índice de satisfacción del alumno en relación a la calidad de la formación es la encuesta. En ella, podemos encontrar por ejemplo los siguientes conceptos clave que sirven para la evaluación de la acción formativa. Tomaremos por ejemplo, el que aparece utilizado por la Universidad Politécnica de Madrid[vi], y que luego se valoran en relación a porcentajes.

Según demuestran múltiples encuestas de índice de satisfacción, el participante de la formación virtual quiere acceder fácilmente al conocimiento, de forma interactiva, ya sea con recursos dinámicos como participativos como pueden ser chat, foros, videoconferencias, encuestas en tiempo real y enlaces Web.

La creación de encuestas de satisfacción ha ido también evolucionando, desde la hoja de cálculo que permitía tablas y con resultados de gráficos hasta complejas herramientas que ofrecen otros valores añadidos tales como personalización de apariencia de los cuestionarios con la identidad corporativa de la empresa y fáciles de usar por los alumnos, junto a la integración de los datos con otras aplicaciones del cliente y la comunicación de resultados que incluye métodos eficaces de corrección. El software de encuestas evoluciona para ir perfeccionándose y ofrecer en apenas cinco pasos (redacción y composición de los cuestionarios, invitaciones de los participantes, respuestas, análisis de resultados, generación de informes) para lograr un completo ejemplo de análisis y muestreo.

Derivado de estudios de mercadotecnia, que estudian también los índices de satisfacción del cliente versus rentabilidad, se puede determinar el nivel de satisfacción del Cliente, utilizando la siguiente fórmula:

Rendimiento percibido – Expectativas = Nivel de satisfacción

Para aplicarla, recurrimos primero a una investigación de mercado (rendimiento percibido y expectativas), asignamos un valor a los resultados obtenido y establecemos una escala de rangos al nivel de satisfacción. Finalmente aplicaríamos la fórmula.

Solo cuestionándonos participamos de la evolución. Igual que la mercadotecnia sabe medir los índices de satisfacción de un cliente con fórmulas matemáticas -que en nuestro caso bien podría ser un alumno o profesor, dinamizador, coordinador u gestor de formación-, también veo que sería interesante medir el índice de reputación, sobre todo en cuanto a centros educativos se refiere, tanto institucionales como privados. De hecho, hace relativamente poco, una amiga y compañera me comentó que está participando muy activamente en una iniciativa francamente interesante, el Monitor empresarial de reputación corporativa (MERCO), un instrumento de evaluación reputacional. Una solución de negocio muy interesante de extrapolar al ámbito formativo y educacional, y que pudiéramos elegir también así una formación, no sólo en cuanto a si cumple o no los criterios e indicadores definidos en las certificaciones AENOR o ANECA, ir un paso más allá. Si se desea profundizar más: http://www.merco.info/es/countries/4/rankings/3

Hablar de calidad en muchos casos es hablar de Certificación, como la norma ya citada UNE 66181:2008. Incluso sirve hasta de reclamo publicitario, donde lo que se ofrece es además la posibilidad de formar a otros profesionales del sector en la aplicación de la norma.

Conclusión: Observatorio y casos de éxito

Son muchas las iniciativas que siguen surgiendo para la evaluación de la Calidad en formación virtual, incluso enfocadas hacia sectores muy especializados como la Salud en la Junta de Andalucía, http://www.juntadeandalucia.es/agenciadecalidadsanitaria/formacionsalud/gestor/es/inicio/index.html. Iniciativa que permitirá a los profesionales médicos estar informados en todo momento y de forma colaborativa para favorecer las mejores prácticas, noticias y eventos señalados de su profesión. Todo gracias a un portal Web, desarrollado en OpenCms. Iniciativa que ha sido posible gracias al avance del Observatorio para la Calidad de eLearning en Andalucía, apoyado por la Universidad de Sevilla y recogido para el Proyecto Prometeo.

El caso Educ@l, Red para el fortalecimiento de capacidades de educación virtual en América Latina, da un paso más allá. Aplica “Open ECBCheck”, la primera norma de calidad para programas e instituciones de enseñanza virtual de desarrollo de capacidades a nivel internacional, que fue publicada por primera vez en febrero de 2010.

Gracias a http: //www.ecb-check.org, las organizaciones pueden ingresar a los Estatutos de Calidad, acceder a los programas y cursos, y usar libremente la herramienta de calidad y unirse a la comunidad abierta y compartir dudas y criterios.

Ergo, mi propuesta sería la siguiente: Certificación + Índice de reputación + índice de recomendación –el que aportarían los integrantes de las redes sociales tanto Facebook como Linked In-, serían tres indicadores muy valorables a la hora de elegir tal o cual institución versus curso/máster…etc. No sólo para lograr un alto índice de responsabilidad corporativa sino hasta moral, se ofrece una formación de calidad porque es lo que seguirá creando mejores profesionales que seguirán repitiendo en esa institución en la cual han depositado su confianza y no les han defraudado.


[i] SCORM (del inglés Sharable Content Object Reference Model) es una especificación que permite crear objetos pedagógicos estructurados. Los sistemas de gestión de contenidos en web originales usaban formatos propietarios para los contenidos que distribuían. Como resultado, no era posible el intercambio de tales contenidos. Con SCORM se hace posible el crear contenidos que puedan importarse dentro de sistemas de gestión de aprendizaje diferentes, siempre que estos soporten la norma SCORM. http://es.wikipedia.org/wiki/SCORM

[ii]Un test de usabilidad es una medida empírica de la usabilidad de una herramienta, sitio o aplicación, tomada a partir de la observación sistemática de usuarios llevando a cabo tareas reales. http://www.webtaller.com/maletin/articulos/que-es-test-usabilidad.php

[iii] Las pautas sobre accesibilidad vienen marcadas por la WAI (Web Access Initiative) Iniciativa de Accesibilidad a la Web creada en 1988 bajo el marco de la W3C, World Web Consortium, organización internacional que orienta y estructura el desarrollo global de la WWW (www.w3.org/wai).

[v] SCORM, es una especificación que permite crear objetos pedagógicos estructurados. Los sistemas de gestión de contenidos en web originales usaban formatos propietarios para los contenidos que distribuían. Como resultado, no era posible el intercambio de tales contenidos. Con SCORM se hace posible el crear contenidos que puedan importarse dentro de sistemas de gestión de aprendizaje diferentes, siempre que estos soporten la norma SCORM. http://es.wikipedia.org/wiki/SCORM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.